aikido o sensei ueshiba takemusu goi yamaguchi kurata federacion aikikai budo gustavo romano

aiki-budo


-???-

el instructor

Artículos


Responsabilidad del Instructor
(Traducción al Castellano: Gustavo Romano)
por Bob Blackburn

Después de haber practicado artes marciales durante 20 años, he entrenado en una serie de disciplinas. El viaje comenzó con el Tae Kwon Do. Después de ganar mi Cinturón Negro, he incorporado a la formación transversal en el Aikido y Hapkido. Durante los últimos diez años, he estado practicando Kenpo Kosho. Siempre mirando para agregar a mi arte principal, seguí el entrenamiento cruzado en Daito Ryu Aikijujutsu Kodo Kai y Meishin Muso Ryu Iaido, en la que obtuve mi cinturón negro en 2008. En la actualidad, continúo mi formación y entrenamiento en Iaido.

Originalmente iba a escribir sobre autodefensa y la ley. Pero, durante mi investigación, encontré un excelente artículo de Peter Hobart, Lcdo. El Sr. Hobart es abogado, artista marcial y autor. Él es el autor de Kishido: El camino del guerrero occidental. Un libro muy bueno que voy a revisar en detalle más adelante. Me centraré en una parte del artículo.

Su artículo, la autodefensa de la Ley, abarca la responsabilidad penal de fuerza no letal y letal, los terceros, la defensa de la propiedad, el uso de la fuerza para impedir un delito, responsabilidad civil, Derecho de daños y leyes dirigidas a artistas marciales. Esta extensa revisión muestra el funcionamiento de los sistemas jurídicos de defensa propia. Aunque las leyes varían según la ubicación y el paso del tiempo, puede obtenerse una comprensión de los puntos de vista jurídicos del uso de la fuerza en situaciones diferentes.

Al final del artículo se describen las responsabilidades legales de los instructores de artes marciales para el comportamiento y los actos de sus alumnos. Los tres puntos principales que pondrán a un instructor en problemas con la ley en virtud de la Teoría de la Agencia son:
1. Un instructor aprueba o promueve una conducta ilícita.
2. Un instructor que enseña técnicas peligrosas / letales y el mal uso de los estudiantes de este conocimiento.
3. Un instructor que proporciona instrucción negligente que pueda causar que sus estudiantes se lastimen.

La primera es fácil de entender. Se refiere a la promoción de la conducta violenta: la agresión va en contra de una conducta socialmente aceptada. El segundo y el tercero son los extremos opuestos del espectro. Esto demuestra la fina línea sobre la que los instructores tienen que caminar. Si enseñamos técnicas peligrosas para personas que no pueden manejar esa responsabilidad, podemos ser considerados nosotros mismos responsables. En el otro extremo, si enseñamos cosas que no funcionan, se puede poner al estudiante en riesgo si decide utilizar lo aprendido como opción de defensa personal, y que no puede manejar.

Durante siglos, las artes se han ido transmitiendo a través de la familia o a través de una relación muy fuerte entre maestro y estudiantes. A menudo, los estudiantes vivían con el profesor. Esto reforzó el vínculo fuera del Dojo y mantuvo a los estudiantes alejado del uso indebido del arte.
En la sociedad de hoy, pocos de nosotros somos guerreros de tiempo completo. Y para mantener vivo el arte, puede ser necesario “lanzar una amplia red” para atrapar a unos cuantos estudiantes. Nos encontramos frente al dilema: “clientes vs estudiantes del arte”. Para ello será necesario más trabajo de un maestro, pero, no cambia su responsabilidad en la prestación de la debida instrucción a los estudiantes que toman en serio el arte elegido.

Un instructor auténtico tendrá el respeto de sus maestros y la sabiduría de pasar sus conocimientos sólo a los estudiantes que cumplan con las normas éticas de la técnica. Los estudiantes interesados en el Budô deberán buscar un profesor que sea ejemplo de estas normas y no un mero transmisor de sus propias creencias personales.
Si en los primeros minutos de una primera conversación con el instructor, éste se detiene sobre el precio de sus clases, es una buena señal de que podrían estar en “McDojo” y deberían continuar su búsqueda en otro lugar. No se debe ser tímido en ir a escuelas más pequeñas. Allí puede encontrarse lo que realmente se busca. Puede que no tengan 100 estudiantes… Asimismo, no todas las escuelas grandes son malas. Se puede estar en una gran escuela, y todavía mantener la calidad de la formación que se está buscando.

Pregúntate a ti mismo: ¿Qué es lo que busco en la relación instructor / estudiante de uno y otro lado?


-???- | -???-